Tipos de mantenimiento industrial

NUEVO PROYECTO: Recibe una curiosidad diaria con nuestra Newsletter. Pequeños asombros diarios para Personas Altamente Curiosas

El mantenimiento industrial es una práctica necesaria para asegurarse de que todo el equipo con el que se trabaja esté en buen estado, asegurando la productividad y una buena calidad de producción en todo momento. Solo con una buena política de mantenimiento se pueden minimizar los fallos y posibles averías.

Qué es el mantenimiento industrial

El mantenimiento industrial es un procedimiento que reúne una serie de normas y técnicas para preservar la maquinaria e instalaciones de cualquier tipo de industria o taller. Para conseguir una conservación de las máquinas y herramientas empleadas, y reducir las averías mayores, se necesita llevar una buena política.

A lo largo de la historia, esa política ha ido variando. En un principio no se realizaban prácticas de mantenimiento, sino que simplemente se limitaban a reparar lo que había dejado de funcionar o se había deteriorado. Luego, el mantenimiento pasó a ser una tarea encomendada a los operarios de las máquinas, que eran los que mejor las conocían debido a que interactuaban con ellas a diario. De esa forma se prevenían posibles problemas antes de que sucediesen.

Actualmente se ha avanzado mucho en ese sentido, y hay controles y reglas muy específicas que van más allá, buscando aumentar y mejorar la producción. Por supuesto, desde las inspecciones rutinarias que se usaban antiguamente hasta los modernos sistemas asistidos por ordenador, también se ha evolucionado mucho en cuanto a cómo se monitorizaban maquinas e instalaciones.

Por tanto, en la actualidad podemos decir que el mantenimiento industrial básicamente busca:

  • Evitar posibles averías o reducir el número de ellas. En definitiva, mejorar la producción, ya que los tiempos de inactividad serán más bajos.
  • Garantizar el buen estado de los equipos. Eso tiene un impacto directo en la calidad y en la inversión, ya que las máquinas durarán más tiempo.

Una vez sabido eso, debes tener en cuenta que en los procesos de mantenimiento industrial hay una serie de términos que se usan frecuentemente y que son muy importantes que los conozcas. Éstos se usan en todo tipo de industrias, desde fábricas a centros de datos, y son:

  • Mantenimiento: procesos de revisión, ajuste, limpieza y sustitución para mantener un buen estado de la máquina e instalaciones. Tanto el mantenimiento como la reparación necesitan de personal cualificado y de un tiempo de entrenamiento para que aprendan lo que se necesita saber.
  • Reparación: procedimiento que se da cuando un elemento o sistema ya no funciona o lo hace de forma defectuosa. Puede deberse a un mal mantenimiento, un mal uso, o simplemente a un desgaste normal con el tiempo.
  • Diagnóstico: es el tiempo necesario para que un técnico logre determinar cuál ha sido el fallo de un sistema o instalación. Este tiempo no se incluye dentro del tiempo de reparación.
  • Producción: es el tiempo durante el cual la industria está generando su actividad con normalidad.
  • Falla o avería: cuando algo ha ocurrido en la maquinaria o instalaciones que evita que funcione o lo haga de forma adecuada. Hay que diferenciarlo de un defecto, que podría producir anomalías, pero no evita que funcione.
  • Confiabilidad, disponibilidad, mantenibilidad y vida útil: son cálculos de tiempo muy empleados en la industria para determinar la confiabilidad de una máquina o sistema, el tiempo que puede permanecer funcionando adecuadamente antes de una falla, y el tiempo que durará el equipo antes de llegar al fin de su vida útil y tener que ser sustituido por otro nuevo. De ello va a depender las ganancias y las inversiones de una industria. Para medirlo se tienen tres términos muy importantes:
    • MTTF (Mean Time To Failure): es el tiempo medio para fallos. Es un tiempo promedio que un equipo o sistema es capaz de trabajar sin interrupción.
    • MTBF (Mean Time Between Failure): es el tiempo medio entre fallos. Mide el promedio de tiempo entre que se produjo una falla y la siguiente.
    • MTTR (Mean Time To Repair): es el tiempo medio para reparar. Es el tiempo medio que se requiere para reparar el sistema en caso de falla, por tanto mide la mantenibilidad. El MTBF y MTTF son los dos términos usados para medir la confiabilidad de un equipo.
  • Seguridad: en industria es todo aquello que engloba las medidas necesarias para asegurar el equipo y al personal de accidentes.

Para realizar un buen mantenimiento se necesita de protocolos de actuación en caso de falla, personal cualificado para realizar la reparación y mantenimiento sin causar otros daños, y hacerlo de una forma segura. Todo sea por una alta disponibilidad.

NUEVO PROYECTO: Recibe una curiosidad diaria con nuestra Newsletter. Pequeños asombros diarios para Personas Altamente Curiosas

Tipos de mantenimiento industrial

Para garantizar una alta disponibilidad en tus sistemas e instalaciones, puede haber varios tipos de mantenimiento industrial que debes saber distinguir:

Mantenimiento correctivo:

También llamado en ocasiones de bombero, ya que es aquel que se lleva a cabo cuando el problema se ha dado. El mantenimiento correctivo es el que más urgencia y estrés conlleva. Cuando algo se rompe la producción o la actividad que estamos realizando y hay que solucionarlo cuanto antes.

Mantenimiento predictivo:

El mantenimiento predictivo es el más sofisticado de todos, ya que necesita de unos estudios algo más complejos. Consiste en afinar cuando se va a romper una pieza para evitarlo pero sin cambiarla antes de tiempo.

Mantenimiento preventivo:

El mantenimiento preventivo es aquel que se realiza con el fin de prevenir fallas y mantener un buen estado de equipos.

Además de los modelos anteriores, también existen otros más completos como el modelo condicional. En él, además de las actividades de mantenimiento también se incluyen pruebas y ensayos que sirven para mantener un buen feedback y actuar de una mejor forma en un futuro. Es decir, tratar de aprender por qué ocurrió la falla y cómo se puede actuar mejor.

También existe otro modelo llamado sistemático, que se realiza no solo cuando se ha producido una falla como en el condicional, sino en cualquier caso para sacar otras conclusiones y mantener una mejor planificación de mantenimiento.

Plan de mantenimiento

Todo lo dicho anteriormente no serviría de mucho si no se tiene una hoja de ruta a seguir, es decir, un plan o protocolo de actuación bien definido. Tanto para prevenir como para actuar en caso de falla.

Si se va a realizar un mantenimiento para prevenir las fallas, es mejor determinar cuándo se van a poner en marcha las tareas necesarias para tener el menor impacto posible en el funcionamiento normal de la industria. Por ejemplo, se pueden usar tiempos muertos en los que no se usa el equipo, o en tiempos donde la carga sea menor.

Establecer unos buenos modelos de mantenimiento industrial, programación de tareas y control, será vital. Entre las ventajas que tiene están:

  • No afectar demasiado a la productividad. Es decir, se aumenta la eficiencia y eficacia.
  • Reducir la cantidad de inversión económica y de tiempo aplicada.
  • Actuación más rápida en caso de fallo.
  • Mejorar el clima laboral al no estresar al personal de mantenimiento y no frustrar a los operarios por fallas constantes.

Para que eso sea posible, se debe planear el mantenimiento. Eso pasa por saber muy bien el qué se va a hacer, cómo se va a hacer, los recursos necesarios, y la duración estimada. Determinando esos factores y realizando un buen cronograma, todo irá sobre ruedas en la industria.

En la actualidad, hay infinidad de herramientas de software (GMAO) que pueden ayudar a los operarios y técnicos a monitorizar el estado de las instalaciones y máquinas, pero también ayudan con los cronogramas y tiempos establecidos.