TPM (Total Productive Maintenance)

tpm, sistema de mantenimiento pra involucrar al operario en las labores de mantenimiento

El TPM consiste en la integración entre mantenimiento y producción. En el TPM se le da al operario la responsabilidad del mantenimiento. Esto requiere de ciertas necesidades, como la formación específica del operario y además que éste acepte dicha responsabilidad. Porque si simplemente lo imponemos pero el trabajador no se siente integrado y no quiere participar del modelo no funcionará bien.

Dinámicas como la de los círculos de calidad dentro de la producción de una empresa se están implantando al mantenimiento.

En las condiciones económicas actuales impera la necesidad e ser competitivo para poder sobrevivir en un mercado feroz. Para esto se exige la eliminación de los defectos de producción. No se permite la fabricación fuera de tolerancias o acabados superficiales deseados ni tampoco las deficiencias provocadas pro equipos averiados.

Con la automatización y la introducción de robots (Factory Automation) se ha ido incrementando la capacidad técnica necesaria en los operarios de línea pero sobre todo en los de mantenimiento. Cada vez se necesita a personal más preparado técnicamente.

El TPM consiste en:

Suscríbete a nuestra lista de correo

  1. Tener como objetivo la constitución de una estructura empresarial que de la máxima eficiencia del sistema de producción (eficiencia global)
  2. Crear, en el entorno cercano de trabajo, mecanismos para prevenir las diversas pérdidas, alcanzándose el nivel «cero accidentes, cero defectos y cero averías o fallos», teniendo como objetivo el ciclo total de vida útil del sistema de producción.
  3. Englobar todos los departamentos, empezando por el de producción y extendiéndose a los sectores de desarrollo, ventas, administración,etc.
  4. Contar con la participación de todos, desde la alta administración hasta los operarios de primera línea.
  5. Alcanzar la pérdida cero por actividades sobrepuestas de pequeños grupos.

Hay que recordar todos los tipos de mantenimiento que existen y que son responsabilidad de los técnicos de mantenimiento.

Las 5 S del mantenimiento

Para obtener los objetivos del TPM necesitamos conseguir entornos de trabajo ordenados, limpios y disciplinados. O lo que es lo mismo, estamos preparando un entorno favorable para que el trabajador ponga en práctica el Kaizen.

Kaizen, es un término japonés que se traduce por mejora continua, es decir que siempre estamos en proceso de mejora de nuestra actividad a partir de pequeñas acciones que provienen de personas que intervienen en el proceso productivo servicio. Es decir, son los mismos trabajadores los van a ir sugiriendo las mejoras para sus puestos de trabajo, pequeñas innovaciones de los que mejor conocen la actividad.

Se denominan 5 S por se las iniciales en japonés de los puntos a tratar:

  • Seiri: Clasificar. Retirar los objetos innecesarios. Separar lo necesario de lo que no lo es.
  • Seiton: Ordenar eficazmente. Eliminar búsquedas, orden, prepración y eficiencia
  • Seiso: Chequear a través de la limpieza. Sacar al a luz y mejorar deficiencias y anomalías del equipo, útiles y herramientas.
  • Seiketsu: Limpieza, pulcritud. Crear un lugar de trabajo limpio y seguro.
  • Shitsuke: Disciplina. Respetar siempre las reglas y ser riguroso en su aplicación.

Kaizen se aplica a muchas facetas, ámbitos y departamentos de la vida empresarial. Sin ir más lejos si deseamos implantar el Just in Time necesitaremos del Kaizen, pero es más, aún no implantando ninguna metodología de trabajo siempre será buena idea el proceso de mejora continua.

Cómo implantar TPM

tpm, total productive maintenance

El primer paso para implantar el mantenimiento autónomo del TPM son las «5 S». hay que asegurarse que todo el mundo entiende la filosofía y finalidad. Hay que aclarar que no se trata de acciones puntuales, no consiste solo en tener un día limpio tu puesto de trabajo, sino que es un sistema para aplicar día a día.

Y recordar que la operación más importante en el ámbito del mantenimiento es la limpieza.

El segundo paso es definir la responsabilidad de cada operario que forma el grupo de trabajo. A quién corresponde cada tarea.

El objetivo fundamental es lograr cambios en la actitud y mentalidad de los trabajador. Concienciarlos de la importancia de la disciplina en el puesto de trabajo y responsabilizarse de la misma y de sus resultados.

Se establecerán revisiones a los grupos donde se aplica mediante las «patrullas 5S» donde está involucrada la dirección. Con estas revisiones, se corregirán posibles defectos y se resaltarán los logros obtenidos.